Cómo Comprar un Anillo de Diamante de Compromiso

246

Cómo Comprar un Anillo de Diamante de Compromiso
por Alana Jill Clark 

Comprar un hermoso diamante no tiene que ser un proceso difícil o estresante. Todo lo que necesita es aprender unas pocas verdades y seguir unos pocos y simples.

Los diamantes son una de las gemas más amadas de todas. Simplemente, un diamante no es más que un pedazo de carbón, aún en su pureza, en forma cristalizada es la sustancia transparente más dura conocida por el hombre, cientos de veces más duro que el rubí o zafiro. Sólo otro diamante puede cortar un diamante. Esta durabilidad, junto con su luz, han hecho de los diamantes un símbolo de matrimonio duradero.

La compra de un diamante puede ser una inversión importante o marcar un evento de gran significado personal, tal como compromiso, casamiento o aniversario. El valor de una gema de diamante de calidad depende de varios factores: tamaño, color, claridad, corte, calidad y proporciones correctas. Los diamantes grandes son más raros que que los pequeños y por lo tanto más valiosas. Sin embargo, el precio o valor de un diamante no sube en simples pasos junto con su tamaño. Un diamante de 3 quilates costará mucho más, por quilate, entonces tres veces que uno de un quilate de calidad comparable. Determine su presupuesto y cuánto quiere gastar. Exprese el número en un rango más que en una cantidad fija.

Cuánto gastar en cualquier regalo es un problema personal, más a menudo determinado por el ingreso del comprador. De acuerdo a De Beers, la fuente más grande de diamantes en bruto y pulidos, dos meses de salario es una cifra apropiada para gastar en un anillo de diamante de compromiso. La decisión final descansa en usted como el comprador.

COLOR, es el factor más importante que contribuye a la valuación del diamante. Varias escalas que califican están actualmente en uso: an la escala GIA, por ejemplo, los grados de color de más alta calidad son D, E y F, todos correspondientes con un color “blanco” puro, sin tinte amarillo. Má sadelante en la escala, correspondiente al movimiento a través del alfabeto a N, O y P, un diamante tendría un creciente tinte amarillento y su valor caería constantemente. Otro factor importante es la fluorescencia que es vital al calificar un diamante. La fluorescencia es el fenómeno a través del cual la luz ultravioleta, invisible a los ojos, es convertida en luz visible.

CLARIDAD, se refiere a la presencia de inclusiones, puntos o defectos en un diamante. La mayoría de los diamantes contienen inclusiones de otros minerales, los que fueron incorporados en el tiempo de crecimiento del cristal. Las inclusions decrecen el valor del diamante. El tamaño y precio pueden ser determinados por medio de una lupa o microscopio. Los diamantes que no contienen tales imperfecciones son considerados sin defectos (F). Con un creciente tamaño y número de imperfecciones, las clasificaciones son muy, muy, muy levemente imperfecto (VVS), muy levemente imperfecto (VS), levemente imperfecto (SI) e imperfecto (I). Cada una de estas categorías tiene dos subdivisiones, etiquetado 1 y 2.

CORTE, se refiere al terminado y pulido de la superficie de un diamante, así como sus proporciones, las que afectan su hermosura y por lo tanto su valor. El corte y proporción de un diamante determina su brillantez y fuego, haciendo del corte quizás el factor más importante en la belleza de un diamante. Porque cada faceta actúa como un espejo dispersor de luz, más facetas generalmente significan mayor hermosura. El corte ideal implica un compromiso, con proporciones y ángulos que pueden dar brillantez y también sustancial color dispersivo. Cuando la luz entra en un diamante idealmente proporcionado, se refleja de faceta a faceta y se apoya a través de la tapa, maximizando su fuego y chispa. El peso de QUILATE se refiere al peso real de un diamante, no al tamaño face-up de una piedra. Muchos consumidores confunden el aspecto del tamaño de un diamante como el peso de quilate, cuando es realmente comparable a un peso de un gramo.

Cuando compre un diamante o una joya de diamante, una buena regla es optar por la mejor calidad que pueda pagar dentro de su gama de precios. Con el cuidado apropiado, su diamante durará para siempre; por lo tanto su calidad debe ser su más alta preocupación.

Artículo escrito por: Alana Jill Clark y es usado bajo permiso.
Email: [email protected]
URL: http://www.diamondchic.com